[Literatura Fantástica] Arañas de Marte, de Guillem López (Valdemar - El Club Diógenes)

 

Portal Literatura Fantástica

Libros publicados en 2017

Arañas de Marte

Valoración en breve:

 

Arañas de Marte describe un drama familiar con el telón de fondo del funcionamiento cuántico del cerebro humano, una combinación asombrosa y sumamente original. La muerte, el dolor, el paso del tiempo, el marchitarse de las ilusiones, la imposibilidad de aprehender la realidad y, sobre todo, (el temor a) la locura, son los temas centrales que sobrevuelan la novela probablemente más existencialista del escritor castellonense.

 

En esta ocasión Guillem López se decanta por un horror más realista e íntimo, alejado de terrenos excesivamente fantásticos porque la locura ya es de por sí suficientemente aterradora. La trama narra a flor de piel una situación tan cruda como es la pérdida de un hijo de corta edad, un texto muy introspectivo y con escaso diálogo cuyo tono resulta incluso aburrido en algunos momentos debido a su falta de acción. Una historia compleja y exigente, con numerosas aspectos trascendentes y escenas climáticas que merece la pena conocer

Arañas de Marte

-Argumento-


Hanne y Arnau son una pareja aparentemente perfecta, que reside en una localidad próxima a Valencia. Ella es una bióloga marina nacida en Holanda y él un arquitecto de reconocido prestigio. Cuando su hijo Joan muere de cáncer a los siete años de edad, su mundo se viene literalmente abajo. Arnau se refugia en su trabajo mientras que Hanne sufre una profunda depresión que trae consigo que su existencia cotidiana se transforme en un caleidoscopio de recuerdos, sueños y funestas premoniciones que la atrapan en una telaraña de múltiples realidades superpuestas.


 

 

 

-Valoración-


La quinta novela del siempre interesante Guillem López –tras las obras de fantasía épica La guerra por el norte (2010) y su secuela Dueños del destino (2011), la experimental y renovadora Challenger (2015) y la oscura La polilla en la casa del humo (2016)– ha sido publicada en la exclusiva colección El Club Diógenes de la editorial Valdemar, que posee un catálogo de autores ilustres dentro del terror/horror y el fantástico tenebroso entre los que podemos citar a Pilar Pedraza, Jesús Palacios, Carlos Aguilar, Andrés Trapiello, Luis Antonio de Villena, José María Latorre… a los que recientemente se han sumado Emilio Bueso, Ismael Martínez Biurrun y el citado López.

 

El volumen se edita en cartoné sin solapas con la calidad que caracteriza al sello y cuenta con ilustración de cubierta a cargo del ya habitual Santiago Caruso. Un libro de pequeño formato aunque realmente atractivo en la carrera de este escritor galardonado durante la pasada EuroCon 2016 de Barcelona con el premio Spirit of Dedication de la European Science Fiction Society (ESFS) en la categoría de Mejor Autor.

 

Arañas de Marte describe un drama familiar con el telón de fondo del funcionamiento cuántico del cerebro humano, una combinación asombrosa y sumamente original. La muerte, el dolor, el paso del tiempo, el marchitarse de las ilusiones, la imposibilidad de aprehender la realidad y, sobre todo, (el temor a) la locura, son los temas centrales que sobrevuelan la novela probablemente más existencialista del escritor castellonense.

 

En esta ocasión Guillem López se decanta por un horror más realista e íntimo, alejado de terrenos excesivamente fantásticos porque la locura ya es de por sí suficientemente aterradora. La trama narra a flor de piel una situación tan cruda como es la pérdida de un hijo de corta edad, un texto muy introspectivo y con escaso diálogo cuyo tono resulta incluso aburrido en algunos momentos debido a su falta de acción.

 

Si las primeras páginas parecen centrarse en la figura de Arnau, pronto queda claro que la verdadera protagonista es la inconstante y atormentada Hanne. Sabemos que la memoria es misteriosa y traicionera, no siempre fiable, pero su cerebro, anestesiado por el abuso de tranquilizantes, ya no discrimina entre recuerdo, sueño y realidad; un complejo juego solipsista que se ve acrecentado por el acceso a lo que se antojan múltiples realidades alternativas.

 

El libro se demora en presentar a los escasos personajes y su pasado para centrar el foco en el dolor por la pérdida y sus amargas consecuencias. De hecho, la novela comienza con un evento familiar que conmemora el primer aniversario de la muerte de Joan, un acto donde compartir el duelo entre sus más íntimos recomendado por un terapeuta y que termina de la peor forma posible. Una posterior resonancia magnética de Hanne desvela un cuerpo extraño que los médicos no logran identificar y que permiten ofrecer una explicación mínimamente racional de los hechos a aquellos lectores que deseen acogerse a la misma.

 

A continuación se multiplican los saltos hacia adelante y atrás en la línea del tiempo. Se suceden los episodios relativos a cómo ambos se conocieron, locuras de juventud, vida en común, embarazo, alegría por el nacimiento de su hijo, crisis nerviosa que deriva en fobia al mar y abandono del trabajo, el regreso al apartamento de vacaciones en busca de su origen, la desolación tras la muerte de Joan… Todas las fases por las que atraviesa una vida, y en cada una de ellas Hanne tiene visiones de otras realidades, ligeros cambios en sus recuerdos (“como fantasmas, espectros o espejismos del pasado, cabos sueltos dejados atrás en otras vidas”) que poco a poco van introduciéndose en su devenir diario para alterarlo de manera inexorable y cada vez más radical.

 

Se podrían analizar muchos otros elementos de esta inquietante novela: las raíces genéticas de su locura, la clara metáfora de la esquizofrenia y el horror paralizante que constituye el título, la perfección con la que el autor refleja el dolor por la pérdida de un ser querido, su extraordinaria habilidad para concentrar en apenas unas páginas toda una vida, las variadas formas en que se rompe la física de la realidad, o las desconocidas razones que motivaron ambientar la trama en un futuro próximo, en el que se pueden observar adelantos como escáneres visuales, conducción automática y diversas mejoras en domótica. Sin olvidar la belleza poética de algunos aforismos: “El dolor es un centro de gravedad imposible que distorsiona el tiempo y el espacio” o “La realidad es permeable a nuestros sentimientos”, que arrojan una mirada sumamente pesimista de la existencia.

 

En cuanto a cuestiones formales, una vez más el autor castellonense hace gala de un estilo camaleónico. Si en la primera parte del libro recuerda a Jon Bilbao o Ismael Martínez Biurrun por la forma en que disloca la realidad, en la segunda reconocemos al Guillem Sánchez de Challenger, el del infinito abanico de posibilidades vitales que se entrecruzan, interaccionan y ofrecen como resultado la constatación de que todo está, de alguna manera, conectado. Abundan los detalles que refuerzan esta afirmación, y quizá el más sintomático sea la novelita pulp titulada, precisamente, Arañas de Marte que Hanna leyó en su infancia y cuyo autor, a la postre, resulta ser el neuropsicólogo que la trata; alguien que, incluso, podría ser su propio padre como parece insinuar una foto olvidada de su fallecida madre.

 

Arañas de Marte es una novela compleja y exigente, aunque menos espectacular y transgresora que sus dos precedentes. La poderosa trama revela una realidad dominada por el azar pero también por una dimensión cuántica muy difícil de ponderar. Una historia con numerosas aspectos trascendentes y escenas climáticas que merece la pena conocer.


 

Volver a Literatura Fantástica

eXTReMe Tracker ¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Acceso a la Web de la editorial